A mitad de un espectáculo de fuegos artificiales un cuatro de julio, los agentes dispararon una ronda de tres proyectiles de casquillos de 5″. Dos de los tres proyectiles detonaron en el aire. El tercer casquillo, que pesaba aproximadamente tres libras, no detonó y cayó de 200 pies altura encima de la multitud y golpeó a nuestro cliente en la cara. A pesar de que no respiraba cuando su esposa llegó a él segundos más tarde, él sobrevivió para soportar la pérdida de su ojo izquierdo, una amplia reconstrucción facial y dental y deterioro cognitivo. Los organizadores del evento, que también detonaron los casquillos, habían violado normas de la industria por tener a los espectadores demasiado cerca del sitio de tiro. Si los espectadores hubieran estado a la distancia recomendada por la industria para el tamaño de los casquillos que se estaban disparando, nuestro cliente no se hubiera lesionado. Este caso fue resuelto en la mediación.

PETICIÓN DE UNA EVALUACIÓN GRATIS DE SU CASO

Completa el siguiente formulario para recibir una consulta gratuita y confidencial.

Enviar su información no crea automáticamente una relación de abogado-cliente.

Estoy de acuerdo