Nuestro cliente solicitó los servicios de un obstetra para su primer embarazo. Durante el proceso de parto, ella y su pequeño hijo no se beneficiaron de una evaluación adecuada y exacta de la necesidad de inducir el parto. El médico y el personal de obstétrico de enfermería fallaron en adecuada y apropiadamente responder a signos y síntomas de sufrimiento fetal durante el proceso del parto; para apropiada y propiamente asesar correctamente la necesidad de intentar un parto por extracción al vacío; fallar en realizar adecuadamente el parto de extracción al vacío; y luego fallar en adecuadamente asesar la necesidad de utilizar un segundo tipo de fórceps para dicho parto subsecuente al uso prolongado de un extractor de vacío para la extracción del niño, y en última instancia, fallando en realizar una cesárea de manera oportuna.

El bebé sufrió una lesión permanente neurológica relacionada a su nacimiento. Sufrió múltiples fracturas de cráneo con hemorragia subaracnoidea, parálisis facial, y actividad convulsiva en las primeras horas de vida. Ahora en preescolar el niño sufre de retraso en el habla y retraso en el desarrollo de habilidades motoras finas. Su oportunidad de ser empleado en el futuro es incierta, pero ciertamente limitada. El caso fue resuelto sin tener que pasar por el proceso de revisión ante del panel médica y el sistema judicial.

PETICIÓN DE UNA EVALUACIÓN GRATIS DE SU CASO

Completa el siguiente formulario para recibir una consulta gratuita y confidencial.

Enviar su información no crea automáticamente una relación de abogado-cliente.

Estoy de acuerdo