Nuestro cliente solicitó los servicios un médico para su tercer embarazo. El médico sabía que su primer embarazo culminó en un parto vaginal y dió lugar a algunas lesiones residuales en los nervios de la extremidad inferior y que el segundo embarazo fue logrado por un parto por cesárea planificada. Cuando nuestro cliente fue admitida al hospital, se intentó el proceso y el parto como un parto vaginal con la administración de oxitócica para aumentar el proceso del parto y estimular las contracciones uterinas. Durante el proceso de parto, ella y su bebé no se beneficiaron de una evaluación oportuna por parte del médico ni se beneficiaron por su disponibilidad inmediata y la presencia física dentro de los límites del hospital. Durante el parto, ella sufrió desgarro y rotura extensa de su útero, resultando que su bebé fuese expulsado de su útero al abdomen. Esto dio lugar a una hemorragia extensa y la pérdida de sangre para la cliente y la disminución de sangre y suministro de oxígeno al bebé antes de que una eventual cirugía de emergencia fuese completada. Esto dio lugar a un retraso de 50 minutos desde el inicio del sufrimiento fetal y ruptura uterina hasta que se practicara una cesárea.

Los clientes soportaron dos meses de agonizante cuidado constante que fue necesario para que ellos pudieran dar ayuda a su bebé afectado y que lentamente se moría y que murió un par de meses después de su nacimiento. Un panel de tres de los médicos socios del médico que trató a la paciente encontró que su cuidado y atención en el hospital cayó muy por debajo del estándar de atención. El caso se resolvió antes de ir a juicio.

PETICIÓN DE UNA EVALUACIÓN GRATIS DE SU CASO

Completa el siguiente formulario para recibir una consulta gratuita y confidencial.

Enviar su información no crea automáticamente una relación de abogado-cliente.

Estoy de acuerdo