Tres hombres del condado de Madison estaban en un vuelo de regreso de un viaje de caza en South Dakota. El avión en que volaban era un monomotor de cuatro asientos Beach Bonanza. El piloto y dos pasajeros estaban en ruta sobre Missouri en la noche cuando el avión entró en una tormenta eléctrica severa causando una pérdida de control y subsecuentemente en la caída cerca de Downing, Missouri. Los tres hombres a bordo murieron. Las familiares de los tres hombres presentaron demandas por negligencia contra del control de tránsito aéreo bajo la Ley Federal de Tort Claims Act.

El avión estaba en un plan de vuelo de instrumento del FAA y estaba en comunicación con un controlador de tránsito aéreo en Kansas City cuando ocurrió el accidente. El piloto había estado previamente hablando con un controlador de tránsito aéreo en Minneapolis, que le había proporcionado al piloto con información del tiempo sobre una línea de tormentas eléctricas adelante y le ofreció dirección para romper la línea sobre el norte de Missouri. Las tormentas eléctricas estaba expuesta en las pantallas de los controladores a través de una nueva tecnología llamada WARP (Tiempo y procesador de radar). WARP, que se implementó en 2002, proporcionaba a los controladores con información que se utilizaba para ayudar a los pilotos a evitar el mal tiempo. El experto de tiempo de WKW podía tomar la información archivada del radar y convertirla en una demonstración similar a lo que se hubiera demostrado sobre el “storm scope” del controlador de tránsito aéreo.

Basádo en la información proporcionada por el controlador de Minneapolis, el piloto procedió a Kansas City, donde un controlador nuevamente proporcionó navegación hacia un agujero en la línea de las tormentas. Sin embargo, los próximos tres controladores de Kansas City no proporcionaron ninguna información sobre el clima al piloto y a su vez sugirieron que el piloto girase al este y esto puso al avión en una ruta directamente hacia la severa tormenta eléctrica. Mientras que el piloto pensaba que estaba todavía en una ruta para volar a través de un agujero en el tiempo, en lugar estaba procediendo directamente hacia una tormenta intensa.

Los controladores de tránsito aéreo de Kansas City, miraban a la aeronave volar adentro de las precipitaciones extremas que mostraba su pantalla de radar, a través de WARP, sin comunicar al piloto lo que le esperaba. La pantalla del radar de los controladores mostraba la posición de la aeronave y la visualización gráfica de la pesada precipitaciones extrema. El piloto, por el contrario no tenía ningún radar meteorológico a bordo, y estaba equipado con sólo un “Stormscope”, que es un instrumento a bordo capaz de detectar relámpago.

Según el Manual del Control de Tráfico Aéreo del FAA, los controladores de tránsito aéreo están obligados a notificar a los pilotos de la intensidad y posición de tiempo en sus pantallas de radar. Otras violaciones del manual del FAA ocurrieron con relación a la posición de relevo y transferencia de una aeronave a diferentes sectores. WKW preparó una presentación para el uso en deposiciones que recrea el plan de vuelo completo y todas las comunicaciones de radio asociadas con el piloto para demostrar la secuencia de eventos que llevaron al accidente, y obtuvieron con éxito una resolución poco antes del juicio.

PETICIÓN DE UNA EVALUACIÓN GRATIS DE SU CASO

Completa el siguiente formulario para recibir una consulta gratuita y confidencial.

Enviar su información no crea automáticamente una relación de abogado-cliente.

Estoy de acuerdo