Un agricultor enojado con los motociclistas que viajaban en un camino entre la vía pública y sus campos de maíz colocó un cable de acero a través de la ruta entre dos postes. Nuestros expertos de visión determinaron más tarde que el cable era casi invisible en el contexto de la ruta y los campos. Así que cuando nuestro cliente de 13 años de edad, montaba su bicicleta por la ruta en realidad nunca tuvo la oportunidad de ver lo que se le enganchó en la mitad de su cuello y cortó los nervios de las cuerdas vocales, el esófago y la tráquea antes de que lo tirara de la bicicleta. A pesar de que sobrevivió a la trampa, sus dos próximos años estuvieron llenos de una emergencia médica o procedimiento tras otro, en una lucha constante por respirar, comer y hablar. El caso se resolvió durante la mediación con el ajustador de seguros del dueño de la propiedad.

PETICIÓN DE UNA EVALUACIÓN GRATIS DE SU CASO

Completa el siguiente formulario para recibir una consulta gratuita y confidencial.

Enviar su información no crea automáticamente una relación de abogado-cliente.

Estoy de acuerdo